sábado, 23 de enero de 2016

Los ojos de Dios son cuencas vacías




Los ojos de Dios son cuencas vacías, la mirada es del hombre que reza, aunque en nada crea.

Su miedo a la noche en la oscuridad de sus cavernas, invocar a un Prometeo que les entregue aladas bocas de luz, pulsos de dios, cálidos golpes de silencio 

(Agustín Merino)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada